2 de abril de 2018
Muere sin pisar la cárcel el dictador guatemalteco Ríos Montt.
El militar había sido juzgado por genocidio y condenado a 80 años de cárcel por una matanza de indígenas, pero el juicio fue anulado y se estaba realizando nuevamente , esta vez sin su presencia.

El general golpista José Efraín Ríos Montt murió  el pasado  domingo en Guatemala a los 91 años, antes de que terminara su segundo juicio por genocidio. Ríos Montt, quien gobernó de facto Guatemala entre 1982 y 1983 tras un golpe de Estado, estaba siendo juzgado por el asesinato de 1.171 indígenas ixiles en el departamento noroccidental de Quiché.

“Falleció en su hogar, con el amor de su familia, con su conciencia limpia”, ha dicho uno de sus abogados, Luis Rosales. “Murió en paz, tranquilo, y todos con la convicción de que en este país nunca hubo genocidio y fue inocente de lo que se le acusa”, ha sostenido.

Condena anulada

El 10 de mayo del 2013, Ríos Montt fue declarado culpable de genocidio y delitos de lesa humanidad y condenado a 80 años de prisión, con lo que se convirtió en uno de los primeros altos mandos militares en ser castigado por esos delitos en América Latina.

Sin embargo, no llegaría a pisar la cárcel. Diez días después, en una controvertida decisión, la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala, anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio, que estaba actualmente en curso sin su presencia, después de que en el 2015 se le diagnosticara demencia senil.

Gobierno sangriento

Mientras sus restos eran inhumados, miembros de la organización "Hijos" hacían una pintada en la Plaza de la Constitución que decía: "Ríos Montt, los pueblos no olvidan ni perdonan".

También exigieron justicia por el genocidio que se le atribuye cuando estuvo en la jefatura de Estado.

Ríos Montt gobernó de facto Guatemala y puso en marcha políticas de tierras arrasadas y programas de fusiles y fríjoles -en los que el gobierno entregaba fríjoles para la alimentación pero también fusiles para combatir a la guerrilla- para diezmar a los grupos subversivos.

Los grupos paramilitares creados por su régimen y el Ejército arrasaron más de 400 aldeas y causaron masacres en las poblaciones indígenas que eran consideras enemigas del Estado, según los relatos que salieron a luz pública durante su juicio en 2013.

Sin embargo, tras su muerte toda la persecución penal que pesaba en su contra y los procesos judiciales cesaron, según la ley.

Uno de ellos era el juicio por el asesinato de 1.171 indígenas de la etnia maya ixil, por el que enfrentaba en la actualidad a la justicia por segunda vez en un proceso especial debido a que había sido declarado con demencia en 2015.

Por este caso Ríos Montt fue declarado culpable de genocidio y deberes contra la humanidad, como se tipifica en Guatemala el delito de lesa humanidad, y fue condenado a 80 años de prisión.

No obstante, la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala, anuló esa sentencia por errores en el proceso y ordenó un nuevo juicio. (Agencias)



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









Comunas Sudamericanas - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet